Actualidad

Lourdes Maldonado emocionó con su pregón a la Patrona de Granada

En la noche de ayer la periodista Lourdes Maldonado, vinculada a Granada, pronunció el pregón a la Virgen de las Angustias que organiza la asociación «Granada Siempre». El acto estuvo presidido por la edil de Turismo, Raquel Ruz, y contó con la presencia de las concejalas Rocío Díaz, del Partido Popular, y Lorena Rodríguez, de Ciudadanos. La pregonera fue presentada por el también periodista y pregonero de la Virgen hace dos años, Nono Hidalgo, procediéndose al final del acto a la entrega de los premios Barreta, 2017.

Reproducimos íntegro el texto del pregón.

«Autoridades, señoras, señores, queridos amigos , granadinos todos.
¡Buenas tardes! Llegó el día. “Lavín compae”, ¡cuánta gente!…Emoción, mucha, y gratitud, más, es lo que siento en este preciso instante ante todos vosotros en este salón de plenos del ayuntamiento de mi querida Granada, convertido hoy en el más bonito plató de televisión que nunca haya pisado desde donde voy a narrar la noticia más bella, hermosa y personal que jamás haya contado… y he contado unas cuantas.
Este 23 de septiembre pasa a estar marcado en rojo y para siempre en el calendario de mi vida y encabeza  la categoría de “uno de los días más importantes y felices de mi existencia”, un acontecimiento vital del que presumiré allá donde vaya con permiso de la Virgen de las Angustias. Lo primero que necesito ahora mismo, antes de entrar en materia, es dar las gracias, un gracias inmenso y sincero, un gracias que me desborda el corazón, un gracias general junto con un gracias con nombres y apellidos.
GRACIAS en primer lugar a la Asociación Cultural y Solidaria “Granada siempre” y a su  presidente Antonio Méndez por hacerme este regalo, este honor inigualable de pregonar a nuestra patrona, la Virgen de las Angustias perpetuando una tradición que cumple ya 24 años. Todavía resuena en mis oídos esa llamada de teléfono acompañada de ese alegrón que me diste. Me temblaban las piernas. Casi como ahora. Entended mis nervios, una está acostumbrada al directo, a las últimas horas, a los imprevistos pero hay emociones que no se pueden comparar con nada. Lo cierto es que sé que tengo el listón muy alto, no hay más que recordar a los ilustres granadinos que me han precedido en esta inolvidable distinción que me emociona y me abruma a partes iguales.
Gracias a Nono Hidalgo. Algo, mucho o todo has tenido que ver tú en este maravilloso y bendito lío; gracias por tus cariñosas palabras de presentación. No las merezco. Son los buenos ojos con los que me miras cuando ves la tele.
Gracias a  mi familia, lo más importante de mi vida que hunde orgullosa sus raíces desde más allá de mis tatarabuelos en esta maravillosa tierra rojiza y alhambreña. Mis antepasados explican y dan sentido a que yo esté hoy aquí pregonando a la Virgen de las Angustias. Soy hija de dos granadinos y madre de otros dos granadinos, amo esta tierra en lo más profundo de mi ser. Aquí me siento en mi hogar. Granada va conmigo. Siempre.
Gracias amigos granadinos por  arroparme en este entrañable acto con vuestra presencia. Gracias por vuestro aliento y compañía en este pregón solemne y sentido que sale de este alborozado corazón directo al vuestro.
A corazón abierto os voy a hablar, os voy a contar, os voy a decir lo que siento y cómo me siento.

No hay nada más estimulante al tiempo que aterrador para un periodista que enfrentarse en soledad a la famosa hoja en blanco. Truman Capote, uno de los padres del Nuevo Periodismo,  dejó escrito “Es una vida muy penosa tener que enfrentarse cada día con una hoja en blanco, rebuscar entre las nubes y traer algo aquí abajo”. Yo no sé si es penoso, pero sin duda es un desafío. Qué escribo, qué quiero contar, por dónde empiezo… Pero, como decía el gran Chaves Nogales, otro primer espada del periodismo, contar y andar es la función de los que ejercemos esta bendita profesión. En todos estos años de periodista me he visto en muchas situaciones complicadas, en las que hay que tragar saliva para poder continuar, para relatar algo emocionante, dramático, insólito o histórico. Esa emoción es la que emana hoy de todos los poros de mi piel. Pura emoción y devoción.

Foto GRANADA COFRADE

El caso es que cuando me vi frente a la hoja en blanco lo primero que hice fue beber y aprender de los clásicos e ilustres pregoneros que me han antecedido en este estrado, cuyos conocimientos sobre nuestra Patrona son muy superiores a los míos, busqué también ayuda en mi entorno más granadino y mariano, interrogué a mi madre, Ana Mary, granadina de la calle Gracia, siempre dispuesta a echarme una mano, a mi padre, Pepe, granadino del Padul, conocedor de mil y una historias de esta nuestra tierra…Por cierto debió ser la patrona quien le protegió y obró el milagro cuando siendo un chavea en el año 45 se precipitó en bicicleta junto al puente de Tablate, justo frente a la ermita de la Virgen, ¿fue algo así, no papa? …Historias de familia, viajes de ida y vuelta a los recuerdos… Mis tías, Charo, Anita y Carmencita, repasando álbumes en color sepia me contaron miles de historias (alguna recordaré luego), pero…sentí que no era suficiente, que necesitaba hacer mío el pregón, un relato  en primera persona y que la respuesta a lo que se me había encomendado estaba dentro de mí y no tanto en lo que la gente me podía contar.
Mi relación y mi amor por las Angustias es un conjunto de vivencias y emociones que desde pequeña he sentido. Soy como he dicho hija de padres granadinos, pero aunque no nací aquí, pues vine al mundo en San Sebastián, me casé en Granada, en Santa Ana, mis hijos son granadinos, la mayor, Icíar, está bautizada en lo más cerca del cielo de esta tierra, en Trevélez, y mi pequeño Daniel aquí al lado en las Angustias y pasado bajo el manto de la Virgen con solo diez días de vida, algo que me llena de orgullo.
Ahora por razones laborales vivimos en Madrid pero los años que vivimos en Granada fomentamos ese fervor y amor por la Virgen… cuando mis hijos eran pequeños se quedaban embobados viendo repicar las campanas de las Angustias. Nunca hemos pasado de largo, siempre entramos como mínimo a saludar y a contarle a la Virgen nuestras cosas. Pedían por sus padres, por sus abuelos, por sus primos.
Pero vuelvo a mirar por el retrovisor de mi niñez: “La Virgen de las Angustias, la que vive en la carrera…” era la canción que a pleno pulmón cantábamos en el Seat 127 los seis, mis padres, mis 3 hermanos y yo cuando viniendo del Padul de estar con mis abuelos paternos se empezaban a ver las luces de Granada a lo lejos y cuando pasábamos por detrás de la Iglesia, le rezábamos a la Virgen todos juntos, como un coro.
Mi madre me contaba que cuando ella era jovencilla por las tardes paseaba con las amigas por la Carrera y la Acera del Casino. Creo que le llamaban el ‘Tontódromo’ por aquello de que chicos y chicas se quedaban un poco embobados mirándose mientras paseaban en grupos (ellos por un lado y ellas por otro, faltaría más… estamos hablando de finales de los años 50 y primeros de los 60). Pero ella al final del paseo siempre pasaba para rezarle una salve a la Virgen aunque ya fuera tarde y la iglesia estuviera cerrada.
Mi madre siempre me recuerda aquellas multitudinarias ofrendas de flores , las colas que se formaban con mayores, jóvenes y niños pequeños con su ramico a la Virgen …y luego, verla salir a la calle. Estamos acostumbrados a ver a la Patrona tras el cristal del altar mayor pero verla en la Carrera es algo emocionante, es como si saliera ella también a ver a toda Granada al mismo tiempo.
Pero como os decía antes necesitaba saber más, saberlo todo, sentirlo todo y como periodista que soy acudí a la fuente del saber….buscaba respuestas a muchas preguntas, a muchas emociones. Y sin más tardar, cogí el LAC y me fui a su encuentro, al de mi madre, al de la madre de todos los granadinos. Elegí una hora tranquila sin mucho trasiego, quería atención personalizada, me senté en el primer banco, le llevé flores, las que sé que más le gustan, alegres y frescas como las que no faltan ni un solo día, nieve o truene en la capilla que le honra en Tablate o en la de al lado de la Fuente Agria, en Pórtugos. ¿Por cierto quién se las llevará? . Os decía que me senté en el primer banco de nuestra basílica, entonces respiré hondo, tragué saliva, y le hablé de tú a tú, de hija a Madre. Abrí mi corazón y sentí el suyo, tan grande, junto al mío.
Y le dije. Ya sé que ahora tienes a la mejor periodista a tu lado ahí en el cielo, a Paloma Gómez Borrero, ella era la llamada a ser la pregonera este año, no voy a estar a su altura pero, con su eterno recuerdo, haré lo que pueda en homenaje a ella, a esta maestra de periodistas.
Déjame Madre -proseguí- que yo desde aquí, desde nuestra Granada te haga una entrevista en exclusiva, la primera, la única… porque necesito preguntarte muchas cosas… cosas importantes y esenciales como tú lo eres en nuestras vidas. ¿Me dejas Madre? Hubo un largo silencio que yo interpreté como un SÍ.
Abrí el bloc de notas de mi corazón, sin grabadora alguna y así empezó nuestro diálogo sobre lo divino, lo humano… lo bueno, lo malo, lo sustancial y lo trivial…
Aquí transcribo un resumen de la entrevista que me concedió en primicia la Patrona:

-Lo primero que quiero saber, Madre, es cómo llegó Paloma, si está bien y qué te ha contado y dile de mi parte que me dé algún consejo de cara al pregón que ella iba a pronunciar.
Ay hija mía, eres un poco osada en hacerme una entrevista a mí. Yo ya sabes que hablo lo justo y soy más de gestos que de palabras. Paloma te manda recuerdos y dice que está muy contenta de que una periodista como tú lo vaya a hacer en su lugar. Aquí se nos pasan las horas hablando de todo un poco, de los Papas que ella conoció sobre todo de Juan Pablo II y del que tenemos ahora de Francisco, de su mensaje humilde y cercano, de amor y misericordia. Me pide Paloma que te diga que disfrutes como ella lo hubiese hecho, que está enfadada con el Jefe, que qué le costaba haberle sacado billete para el mes que viene, pero ya sabes que las cosas son como Dios manda, literal.
– Madre, ¿este mundo tiene arreglo?
Claro que lo tiene aunque no a corto  plazo.  ¿Por qué no empiezas por arreglar y poner bonito el jardín de tu casa en vez de aspirar a solucionar los problemas del mundo?… Hacer del mundo un lugar mejor empieza por hacer de tu casa, de tu hogar, un lugar mejor. He leído estos días en la prensa, porque aquí desde que vino el bueno de Gutemberg seguimos leyendo el periódico de papel por mucho que Steve Jobs, que también anda por aquí, insista en que es mejor en pantalla. Te decía que he leído estos días con mucha tristeza que 815 millones de personas pasan hambre en la tierra. Con todo lo que el Padre os ha dado, con los recursos que tenéis… ¿cómo es posible hija mía que haya tantos millones de Hermanos pasando hambre? ¿cómo es posible que haya tantos niños sufriendo desnutrición? Hay alimentos para todos pero no todos están alimentados. El hambre es la gran vergüenza del ser humano. Tal vez si empezarais por no despilfarrar en casa, por no dejar comida en el plato, por no comprar tanta comida basura, por no dejar que los alimentos se caduquen y acaben en el contenedor, por no comprar cosas superfluas…tal vez ese pequeño gesto de cada granadino, sumado al mismo gesto de cada español, de cada europeo, de cada ciudadano del mundo desarrollado, ayudara a repartir mejor los alimentos. Os veo poco concienciados con este asunto pero te aseguro que si os pasarais una semana por cualquier aldea de Sudán o de Somalia por poneros solo un par de ejemplos, tomaríais conciencia y vuestra actitud cambiaría.
-Y Granada, ¿cómo se ve a vista de pájaro?
Tan bonita…en cuanto oímos las campanas nos asomamos…nos gusta contemplar el trajín de la mañana cuando la ciudad se despierta, ver cómo muchos granadinos a pesar de las prisas intentan ayudar a las personas que tienen a su alrededor, los que se dejan la piel en luchar contra la marginalidad, contra la pobreza. Personas como tus padres a los que la enfermedad no les ha doblegado. Todo lo contrario. Y tantos otros que se esfuerzan día a día. Eso sí, no recuerdo en qué momento de la Historia, porque yo llevo aquí más de dos mil años, los granadinos decidisteis remar cada uno por vuestro lado. Todos pensáis que lo hacéis en la buena dirección pero unos piensan que la buena dirección es hacia arriba, otros hacia abajo, otros a la derecha y otros a la izquierda. Y hay que remar de frente y todos juntos, cuando lo logréis seréis imparables. Aparcad el rencor, la venganza, la ira, el odio y la corrupción. Y abrazad la bondad, la solidaridad, el amor… poneros en la piel del otro, perdonad con el corazón abierto, sed justos… Esa es la fórmula para avanzar, pero eso sí en ese viaje no os dejéis a los más débiles por el camino, de nada sirve crear riqueza y empleo si no están repartidos con generosidad.
-¿Qué te ha contado Paloma Gómez Borrero? ¿Por qué no nos manda desde allí arriba sus crónicas para saber qué nos espera. Podíais hacernos llegar un selfi?
Lo que os espera es la dicha eterna que sé que es difícil de explicar, pero creeme, merece la pena. ¿Conoces a Fray Virila? Era un monje del monasterio de Leire que se quedó unos minutos extasiado con el canto de un ruiseñor. Cuando regresó al monasterio, nadie le conocía. Habían pasado 300 años. Lo que le pasó se parece mucho a la dicha eterna. Pero me preguntabas por Paloma. Al poco de llegar empezó a grabar entrevistas con el móvil y se quedó enseguida sin batería y aquí de momento no hay donde cargar los móviles aunque visto lo visto tendremos que ponernos las pilas. Paloma no para de contarnos cosas… es una excelente conversadora, nos tiene a todos asombrados, es pura lucidez… No veas las largas conversaciones que tiene con Matías Prats, el padre de tu amigo y compañero. Paloma le dice que no le hable tanto de fútbol y toros y que le cuente cosas de Granada, porque su mujer es granadina como yo, y tras esas gafas negras hay dos ojos enamorados de la Alhambra. Pero te diré Lourdes, hija mía, que sobre todo Paloma es buena persona. Por aquí tenemos también desde hace ya diez años a Kapuscinski, que es uno de los periodistas favoritos del Jefe y ¿sabes lo que dice? Que para ser buen periodista hay que ser antes buena persona… Yo siempre le apostillo que hay que ser buena persona para ser periodista y también para cualquier otro oficio en la vida, pero es verdad que Paloma es todo bondad… mira que conozco gente, eh y españoles unos pocos…. Que sepas que en España veo muchas virtudes, pero también hay mucha envidia, os cuesta alegraros de los éxitos del prójimo, pero siempre que alguien me ha hablado de Paloma siempre lo ha hecho con un cariño impresionante… y te lo corroboro. Es todo gracia y ternura. Bendita sea Paloma.
Ay Madre… dale un beso grande de mi parte… supongo que no estarán pasándolo bien con lo de Cataluña…
Ay hija, ay hija no me hables. Que suelo quedar con la Moreneta  y tenemos cada discusión… pero como decís por mi tierra granadina ‘Conti coneso’ nos llevamos bien, nos respetamos y nos queremos y creo que eso, el amor y la amistad, pueden enderezarlo todo. Yo tengo mucha esperanza. Pero para eso no hay que mirar al pasado, no hay que sacar la ropa sucia de ese armario, no valen los reproches ni los retrovisores… hay que mirar al futuro. Con esperanza y con amor.

Foto GRANADA COFRADE

-¿El amor es la respuesta a todo? Cómo hacer frente todo lo que nos angustia?
El gran arma de los evangelistas del siglo XXI es el amor. Hoy en día la palabra no tiene tanta fuerza. Lo que sí la tiene es el gesto: que te aprendas los nombres de tus  compañeros de trabajo, saludar al que te lleva cada mañana en el autobús, preguntarle al vecino por su salud, por su familia, transmitirle que le importas, que puede contar contigo… son pequeños gestos de un amor que no se cansa y que tú has recibido cada día de la oración.
-¿Cómo podemos curar este egoísmo enfermizo de la sociedad actual?
Debemos cambiar la mentalidad, de estilo de vida, también en las opciones de consumo. Aunque te puedas permitir comprar lo que quieras, haz un uso moderado de los bienes materiales, controla los gastos superfluos, colabora y comparte lo que tienes con los más débiles. Te sentirás mejor. No hay mejor regalo que un Gracias de alguien que te necesita.

-Madre… ¿y con el drama de los refugiados? ¿cómo podemos ayudar estando tan lejos?
Estáis lejos, pero también cerca. Ponte en el lugar de esa madre con hijos que ve su casa destruida por la guerra, a sus hijos muertos de hambre y de miedo… ¿qué harías tú? Buscar refugio en otro sitio. Por eso me duele en el corazón que cuando esa madre y sus hijos toman la difícil decisión de dejarlo todo para emprender una arriesgada travesía en la que niños y adultos mueren ahogados en mitad del mar, no se les reciba con los brazos abiertos, como a unos verdaderos hermanos. Si en el cielo caben todos ¿por qué allí os empeñáis en levantar muros? Si aquí no señalamos a nadie por su color, su religión, su sexo o su ideología… ¿por qué lo hacéis allí? La misericordia tiene que ser mucho más que una palabra. Practícala como si esa madre fueras tú misma. Ama a tu prójimo como yo te amo a ti. Cristianos y musulmanes deberíamos trabajar conjuntamente mucho más para ver qué significa la libertad religiosa y de conciencia. Y más en una ciudad como Granada, ejemplo de ese crisol de culturas que os ha dado una Alhambra maravillosa y una Catedral que asombra a todos.
-¿Está orgullosa de sus feligreses?¿Qué siente cuando ve a la multitud acompañándole en la procesión?
Mis feligreses son mis hijos. Sois una bendición de Dios. ¿Que qué siento? Amor infinito.

Foto GRANADA COFRADE

Estaba tan a gusto charlando con la Patrona que ni me había dado de cuenta del tiempo que había transcurrido. La basílica se empezó a llenar y ya no escuchaba tan nítidas las respuestas, quizás tenía más almas que atender.
Me despedí de la Señora, le di las gracias y le dije a mi manera que volvería a la iglesia a leerle el borrador del pregón antes de este día para que me Ella diera el visto bueno.
Yo os animo a todos vosotros a hacer este ejercicio tan saludable para el espíritu de hablar, conversar, de pararse un momento en el trepidante ritmo de nuestras agendas y buscar la fuente, la fuente de la pureza, del amor fraternal, de la paz. Unos le llaman rezar, otros meditar pero cuando uno busca a Dios y a su Madre los encuentra y las respuestas empiezan a encajar las piezas del puzle de la existencia.
No puedo añadir nada más. Gracias una vez más a la Asociación Granada Cultural y Solidaria por regalarme este momento, por hacerme partícipe de la historia de nuestra Granada, por sentirme una privilegiada. Nunca olvidaré este momento.
Enhorabuena a los ganadores de los premios Barreta, entre ellos a título póstumo a Paloma Gómez Borrero.
Gracias desde lo más profundo de mi alma por vuestro cariño, por vuestro abrazo. Nunca lo olvidaré, nunca. Os llevaré siempre en mi corazón».

Foto GRANADA COFRADE