Actualidad

Una interesante intervención devuelve a su estado original la imagen de Jesús Nazareno de las Penas

Con la asistencia de un buen número de hermanos de la cofradía del Santo Cristo de San Agustín, se celebró ayer en la sede canónica de la hermandad una conferencia para dar a conocer la intervención realizada en la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas, “una de las tallas que más se ha procesionado en Granada por distintas hermandades y que, sin embargo no está concebida para procesionar”, como indicó el restaurador en su intervención. Fue presentado por el hermano mayor de la cofradía, Vicente Molina, quien señaló que “para nuestra hermandad un valor muy importante ha sido siempre la conservación del patrimonio devocional y artístico de la hermandad y por ello, de acuerdo con la comunidad, se determinó este ansiado proyecto”. Ante la pantalla de un proyector se fueron exponiendo las distintas fases de la intervención para conocer no sólo ésta sino el estado original de la talla cuando se realizó el estudio, materiales empleados, el proceso de conservación y restauración y el estado final de la talla.

Foto GRANADA COFRADE

Hasta cuatro repintes en la policromía presentaba la imagen “producto de distintas épocas, llegando incluso una de esas intervenciones a repintar al Señor vestido con traje por el pudor que se sentía a verlo sin túnica y sin vestir”. La obra, realización del escultor Felipe González en 1789, presentaba, en el estudio estratigráfico, un primera capa de pintura color de la encarnadura y cuatro capas más nos llevan a la que tenía antes del proceso, además de algunos otros repintes en zonas determinadas por desprendimiento de la misma originado por su manipulación. La imagen originalmente tenía cabello natural y precisamente en el casco de la cabeza presentaba un importante deterioro.

Limpieza, eliminación de repintes, reintegración de las pérdidas siguiendo los criterios de restauración, fijación al soporte y algunos detalles más fueron explicados en la conferencia que pronuncio ante los hermanos. El resultado final ha sido extraordinario y Antonio Custodio López ha devuelto para Granada una talla que históricamente ha sido muy venerada y a la que, con toda probabilidad, podremos ver en las calles en cuaresma con motivo del vía crucis que realizará la cofradía del Sagrado Protector.