Actualidad

La cofradía del Señor de la Humildad afrontará un nuevo Simpecado, diseño de José Manuel Martínez Hurtado

Javier Cardenete será el autor de la imagen de la Inmaculada Concepción

La Cofradía del Señor de la Humildad, Soledad de Nuestra Señora y Dulce Nombre de Jesús, realizará un nuevo estandarte. Será un Simpecado bordado en plata fina y oro fino sobre terciopelo de seda de Lyon azul oscuro. El diseño ha sido realizado por Jose Manuel Martinez Hurtado, quien lo ejecutará en su taller, siendo el bordador que ha realizado los faldones de los dos pasos procesionales.
El diseño sigue el estilo y composición de los faldones de la virgen con decoración mixtilinea neobarroca, combinándolos con motivos arquitectónicos, hojarascas y decoración vegetal.
Será realizado con las técnicas tradicionales del bordado a realce, tales como setillo, media honda, ladrillo, cartulina, muestra armada, hojilla y enriquecido con lentejuelas, huevecillos de plata y pedrería.
Destaca en el conjunto la parte superior de elegante silueta conformada con una moldura de gran relieve y riqueza rematada en bolutas de horasca. La pieza irá cubierta de bordados que combinarán la plata y el oro con detalles en sedas. El tondo central irá enmarcado en guirnaldas de flores bordadas en plata y sedas montadas al aire para dar mayor brillo y plasticidad al conjunto
En el tondo se insertará una imagen inmaculada que realizará el hermano de la Cofradía, Luis Javier Fernández Cardenete, siendo un mediorelieve escultórico policromado y libre en su espacio de ornamentos de orfebrería. El boceto presentado que culminará en la obra final sigue como partida la Inmaculada de Alonso Cano de la Catedral de Granada, libre de alegorías
a excepción de una media luna. Seguirá una visión ecléctica y personal del autor aunque apostando por la “simplicidad, originalidad y presente” en palabras del propio escultor.
El proyecto para la realización de la imagen fue elegido entre los hermanos de la Cofradía reunidos en Cabildo General con carácter extraordinario, donde se presentaban dos proyectos, uno del citado autor y otro del hermano Pablo Fernandez Hurtado, que apostaba por seguir
la estela canesca y a los imagineros posteriores como Mena o Mora. Este segundo proyecto incluía querubines y nubes, ropajes con dorados estofados y apostando por el color rojo y azul al estilo primigenio al contrario del proyecto a realizar (blanco y azul).