Actualidad

Desaparece la banda de Jesús de las Tres Caídas

Discrepancias en la elaboración de un convenio entre la hermandad y la formación musical, han llevado a la separación de la cofradía del Miércoles Santo.

Desaparece, al menos de momento y de forma oficial, la banda de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas según se pone de manifiesto en un comunicado remitido a nuestra redacción por la propia formación musical. En el mismo, que reproducimos en su totalidad al finalizar esta noticia, señala que «se ha visto obligada al cese de sus actividades y su desaparición. La Banda ha tomado esta inevitable decisión porque en los últimos meses no ha recibido ningún tipo de apoyo por parte del Hermano Mayor de la junta de gobierno de su Hermandad». No ha sido posible hablar con el presidente de la formación, Rubén Moral Mesa, pero nos remitimos al comunicado oficial enviado a esta redacción. Aseguran que su presidente «ha peleado por mantenerla con vida» y señalan también que después de muchos años «de idílica situación» se han visto abocados a suspender la actividad puesto que «la relación se vio dinamitada después de que el presidente Francisco Huertas sintiera ninguneada, y poco reconocida, su labor por parte del Hermano Mayor de la junta de gobierno de la Hermandad, Jorge Guijosa. Así, Huertas acabó por presentar la dimisión en mayo de 2019, señalando que Guijosa ni siquiera había cumplido hacia su banda con los protocolos mínimos de cortesía».

GRANADA COFRADE se ha puesto en contacto con el hermano mayor, Jorge González Guijosa» quien ha asegurado que han conocido el comunicado a través de las redes sociales apuntando que «no comprendemos la actitud de la banda que había acordado estar presente el 23 de octubre para firmar el acuerdo de colaboración entre la banda y la hermandad y no se presentó a la reunión». González Guijosa, como hermano mayor, ha referido a nuestra redacción que «el 5 de julio se acordó por imperativo del consiliario de la cofradía, el dominico Antonio Bueno, nombrar una comisión de trabajo para resolver esta situación», habida cuenta que el propio consiliario determinó suspender el cabildo que se celebraba ese día por la discrepancia entre los hermanos para afrontar el futuro de la banda. En la misma comisión se integraron antiguos hermanos mayores y hermanos reconocidos para negociar un acuerdo. Un mes después, el 5 de agosto, se reunieron para establecer un documento consensuado. El 3 de octubre, después de varias reformas se dio por bueno un acuerdo para presentar al cabildo de hermanos y se citó a ambas partes -siempre ante la presencia del consiliario según confirma el hermano mayor- para el 23 de octubre, día que no acudió representante de la banda alguno a la firma del convenio entre ambas partes «a lo que tan sólo faltaría la ratificación por parte del cabildo». El hermano mayor ha asegurado que la banda manifestó con posterioridad que no estaba de acuerdo con el documento ya consensuado y la última noticia que tienen de este asunto es el comunicado en el que afirman que se disuelven. 

El hermano mayor, Jorge González Guijosa, ha confirmado que, dada la situación «informaremos al cabildo de hermanos sobre la situación creada y que sea el cabildo quien se pronuncie». Cabrían dos salidas, que la hermandad decida retomar la refundación de una nueva banda de cornetas y tambores o la contratación de formación musical para el Miércoles Santo. 

González Guijosa ha informado que «la hermandad, tras la nueva estructura establecida de la banda, no es propietaria ni de los antiguos instrumentos, ni los dos uniformes primitivos que poseía la formación musical» y que la única vinculación económica fue el aval «que se realizó desde la cofradía para afrontar un crédito para algunas compras, que fue pagado por la banda en su totalidad. Por lo demás, la banda es independiente en su financiación y contratos». La banda sólo estaba obligada a presentar a aprobación la creación de nuevos uniformes, guión y dirección musical». 

Así las cosas, el 29 de noviembre se celebrará cabildo de hermanos donde recibirán toda la información y se tomarán acuerdos de futuro. 

Por otra parte, esta redacción ha podido conocer que algunos integrantes de la formación son partidarios de ofrecer sus servicios a otras hermandades de la ciudad e incluso ya estaría convocada alguna reunión para abordar esta posibilidad. 

Comunicado de la banda.

Reproducimos en su totalidad el comunicado íntegro de la banda de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas, remitido a nuestra redacción:

«La banda de las Tres Caídas desaparece ante la falta de apoyos de la Hermandad del Rosario

El presidente de la formación, Rubén Moral ‘Guti’, lamenta que “aunque lo hemos intentado con todas nuestras fuerzas, nos hemos quedado muy solos”

La Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas, una de las más prestigiosas y activas de Andalucía durante las dos últimas décadas, se ha visto obligada al cese de sus actividades y su desaparición. La Banda ha tomado esta inevitable decisión porque en los últimos meses no ha recibido ningún tipo de apoyo por parte del Hermano Mayor de la junta de gobierno de su Hermandad, la cual le prometió que nunca le dejaría de lado en caso de fallarle los patrocinios pero realmente no ha cumplido. Y esto le ha supuesto no haber podido cumplir con sus compromisos económicos más elementales y necesarios. Pero es que aparte, esta desesperada situación también le estaba impidiendo a la Banda mantener la composición de músicos con los que ya había cerrado numerosos compromisos de cara a la próxima edición de la Semana Santa. El presidente de la Banda, Rubén Moral Mesa ‘Guti’, ha realizado numerosos intentos en los últimos meses para haber asegurado la continuidad de la formación. En todo momento ha peleado para mantenerla con vida. Pero sus ímprobos esfuerzos no se han visto correspondidos en forma de apoyos. Y ante la magnitud que estaba tomando la deriva se ha visto obligado a oficializar la decisión en la noche de este jueves, que es cuando se reunió con carácter de urgencia con los componentes de la Banda.

Desde que fuera fundada, la Banda de las Tres Caídas ha disfrutado de momentos de gran esplendor. Aunque a juicio de los expertos su cénit lo alcanzó en 2016 con la entrada como presidente del empresario Francisco Huertas. Y es que a través del patrocinio de ‘Manuela Fundación’, la formación experimentó un crecimiento exponencial que la hizo convertirse en una de las verdaderas referencias de la región, a nivel de calidad musical y de imagen. De los 90 componentes de que disponía pasó a contar con 160, entre los que se contaban incluso músicos de primer nivel en el ámbito andaluz que encima eran retribuidos. Todos ellos disfrutaron de un nuevo banderín y de un cambio de uniformidad. Aparte, pasaron a tocar primeros instrumentos del mercado comprados al efecto de que la Banda sonara como ninguna otra. Algo que incluso se consiguió bajo la extraordinaria dirección de directores musicales de la talla de Salvador Fajardo e Isaac Gómez. Aunque en esto también influyó el hecho de que la Banda de las Tres Caídas pasara a poder realizar sus ensayos en una nave insonorizada y dejara de hacerlo debajo del puente de la Chana en la autovía.

Sin embargo, esta idílica situación se vio dinamitada después de que el presidente Francisco Huertas sintiera ninguneada, y poco reconocida, su labor por parte del Hermano Mayor de la junta de gobierno de la Hermandad, Jorge Guijosa. Así, Huertas acabó por presentar la dimisión en mayo de 2019, señalando que Guijosa ni siquiera había cumplido hacia su banda con los protocolos mínimos de cortesía que le correspondían por ser Hermano Mayor de la junta de gobierno de la Hermandad.

A raíz de entonces tomó las riendas de la formación Rubén Moral ‘Guti’, quien creó una nueva junta directiva con “la esperanza de darle continuidad a la banda”. Sin embargo, el antiguo albacea no ha visto premiados sus esfuerzos y encima ha asistido desesperanzado a los “incumplimientos” por las “falsas promesas” realizadas por la Hermandad. “De ellos recibimos presiones para firmar un nuevo acuerdo, diferente al de 2002. Pero haberlo hecho habría sido perder nuestra autonomía y espíritu. O tener que someternos a las directrices que ellos habrían querido dar incluso en la forma de explotar los patrocinios que nosotros mismos podíamos haber conseguido”.

De igual modo, ‘Guti’ pone de manifiesto que “lo he intentado con todas mis fuerzas. He tocado a todas las puertas posibles para salvar esta situación. Pero ha sido realmente imposible. Nos hemos quedado muy solos. En los últimos tiempos no hemos tenido ni para los gastos mínimos. Y lo que no quería es que la Banda perdiera el prestigio que se ha ganado año tras año no cumpliendo como debíamos con nuestros compromisos. Teníamos cerrada por completo la Semana Santa de 2020 con diferentes hermandades de Sevilla y Granada, pero lo que no queríamos era no dar la talla. El tener que dar el paso hacia la desaparición ha resultado para mí una decisión muy dolorosa, en la que me he visto respaldado por todos y cada uno de los miembros de la junta directiva. Pero no teníamos otra salida”.

Finalmente, Rubén Moral ‘Guti’ formula una despedida caballerosa. “Queremos agradecer a todas y cada una de las Hermandades que han confiado en esta Banda. Esperamos y deseamos que ella haya dejado una grandísima imagen entre los cofrades”.