Actualidad

Estrenadas ayer las nuevas andas para el Santísimo de la Sacramental del Sagrario

Un apagón de luz afectó al templo del Sagrario justo en el momento de iniciarse la procesión claustral, ofreciendo una estampa de mayor recogimiento

Solemnidad y recogimiento en la celebración del triduo al Dulce Nombre de Jesús en el Sagrario. Durante los días anteriores se ha celebrado con una amplia participación de hermanos y ayer sábado, presidido por el arzobispo de Granada, monseñor Martínez Fernández, se llenó totalmente el templo para participar en el tercer día de triduo. 

El prelado granadino habló en la homilía sobre la presencia de Dios «en todos y cada uno de nosotros. Somos Sagrario de Dios y en Él se nos manifiesta en el amor a los hermanos». El prelado granadino refirió la labor de la hermandad sacramental como ejemplar y trató señaló que «la Iglesia es santa porque Dios no nos abandona jamás y Dios nunca se cansa de nosotros». 

Después de la Eucaristía se celebró la procesión claustral por el interior de la parroquia del Sagrario estrenándose las nuevas andas para la Custodia. Es un trabajo de orfebrería de Angulo, Lucena, y sobre las andas se situó la Custodia del siglo XVIII. Una vez al mes se desarrolla la procesión Eucarística y con este motivo se encargaron «pues es muy pesada la Custodia y tiene dificultades para ser portada a mano», como nos indicó el vice hermano mayor, Joaquín García. 

La anécdota de la misma fue que cuando se situaba el Santísimo Sacramento en la Custodia se produjo un apagón de luz en el interior del Sagrario que no se resolvió hasta el final de la procesión claustral. Ofreció esta singularidad una oportunidad de mayor recogimiento, centrándose la atención en el Sacramento de la Eucaristía. Acompañó la procesión claustral el arzobispo quien dirigió finalmente la oración e impartió la bendición a los asistentes.