Actualidad

San Juan de Dios vive el comienzo de los actos del 525 aniversario del Copatrón granadino

David Rodríguez realizó el pregón en el comienzo de las actividades que se desarrollarán durante todo el año.

Se iniciaron en la mañana de ayer domingo los actos conmemorativos  del 525 aniversario del nacimiento del Santo Patrón de Granada, San Juan de Dios. Comenzaron con la celebración de la Eucaristía que estuvo presidida por el rector de la basílica, fray Juan José Hernández Torres O.H. y al término tuvo lugar el pregón del aniversario. El hermano mayor de la hermandad del Santo Escapulario de San Juan de Dios, José Luis Ramírez Domenech presentó al pregonero, David Rodríguez Jiménez-Muriel.
Durante una media hora el pregonero dio lectura a un pregón poético de exaltación al santo portugués, nacido en Montemor o  Novo pero que consideramos granadino al haber desarrollado su acción de caridad y asistencia a enfermos y pobres en nuestra ciudad. «Hacer el bien a vosotros mismos» invitaba el pregonero con palabras del santo fundador de la Orden Hospitalaria recordando que «es Dios quien le entra en Los Mártires al librero de Granada para hacer de Granada su Cruz», se refirió a los sermones de San Juan de Ávila que fueron los que le convirtieron en su vida y sirvieron de revulsivo para abrazar a los pobres y desfavorecidos.
David Rodriguez reseñó un exhaustivo y emotivo repaso por los milagros y vida de San Juan de Dios y reflejando toda su trayectoria por las calles de Granada. La pieza oratoria ha sido interrumpida en numerosas ocasiones por las allí presentes, especialmente cuando ha exaltado la labor hospitalaria de la orden granadina.
A la conclusión del acto que ha si presidido por el rector de la Basílica se le ha entregado de una efigie conmemorativa réplica de la que preside la casa de Roma al pregonero del 525 aniversario.
El 7 de marzo será la salida de San Juan de Dios que este año tendrá un sentido extraordinario con la presencia en el cortejo del Santo de Pobres y Enfermos, la imagen de San Rafael, ambas tallas de Bernardo José de Mora y la del Niño de la Granada, de José Navas Parejo.