Actualidad

La “Puerta hacia la Gloria” se abrió para regresar la cofradía de la Lanzada a su sede zaidinera

Desde las 19,37 horas de ayer sábado, 17 de noviembre, la hermandad del Santísimo Cristo de la Lanzada y María Santísima de la Caridad está en su sede canónica. Han sido cuatro meses de trabajo hasta ver culminadas las obras en la nueva puerta del templo zaidinero que se abrieron anoche para acoger, por vez primera, el paso de los Titulares de esta hermandad. Al título de la cofradía habría que unir el del tesón y empecinamiento hasta ver cumplido este necesario y deseado momento. En el recuerdo, así nos lo manifestaban los hermanos mayores que ha tenido esta cofradía, el nombre de Francisco Beltrán que inició hace más de veinte años el proyecto de abrir las puertas de este templo para poder alcanzar ese instante vivido anoche. Por entonces no alcanzó el eco preciso en la feligresía y en los responsables parroquiales. La carpa fue su única aliada para poder realizar la estación de penitencia desde su barrio y sólo el empecimiento y la labor realizada durante estos años por las distintas juntas de gobierno con el respaldo de los hermanos, han conseguido necesario fin. A ese tesón hay que añadir el entendimiento con los actuales responsables de la parroquia -José Alberto Fernández y Daniel García- para facilitar  las necesarias obras que se han prolongado por mayor espacio de tiempo de la prevista. “La paciencia todo lo alcanza”, ciertamente.

Foto Hdad.

Y ayer era el día. El Zaidín se engalanó para celebrarlo gracias a la colaboración de los grupos jóvenes de nuestras hermandades. En el rostro de todos había ilusión hecha realidad y en los miembros de la junta de gobierno y de los exhermanos mayores, una enorme tranquilidad porque ya nunca habrá que sufrir la lluvia, el frio, las inclemencias y la inseguridad en las puertas de la que, ahora ya sí del todo, es su Casa. Cofradía y parroquia han dado muestras del entendimiento y de la capacidad de trabajo conjunto para alcanzar esta meta, tan necesaria como justa.

Trece parejas de hermanos y la representación de la hermandad del Cristo del Trabajo, a la que hay que agradecer su mediación para que los Titulares estuvieran dignamente en la parroquia del Corpus Christi, precedían al Santísimo Cristo de la Lanzada. En parihuelas mandadas por José Carlos Torres y Luis Gallegos, regresaba el primer Titular a su sede canónica. Después, la cofradía se completaba en la calle con catorce parejas de hermanos precediendo a la Virgen de la Caridad. De prestado se presentaba. Habían colaborado también varias cofradías para que Nuestra Señora de la Caridad llevara un poquito de ellas en este día tan especial. La de los Salesianos había cedido su saya de salida de la Virgen de la Salud, para que Nuestra Señora repartiera en este día grande todo su amor a la feligresía zaidinera. La realejeña de la Oración en el Huerto, su manto de capilla “de las granadas” para que bajo él se protegiera a todo su barrio en tan significada ocasión. Cuadrilla de costaleras a las órdenes de Paco Carrasco y la antepresidencia significativa de los exhermanos mayores José Pedro Rojas, Diego Santiago y Francisco Javier Rabaza, junto con representación del Madoc y de la Asociación de Mujeres Empresarias. En la presidencia, representación de todas las cofradías granadinas en la persona del presidente de la Real Federación de Cofradías, Jesús Muros, significando la satisfacción de los más de veinte mil cofrades de Granada, junto con el exhermano mayor de la hermandad y uno de los responsables de haber alcanzado este objetivo, Miguel Ángel Peláez, el actual hermano mayor, Javier Sierra y la camarera mayor, Luz Ortega. Y una vara quedó aún para que en esta presidencia estuviera el artífice del

Foto GRANADA COFRADE

diseño de la puerta y director de la obra, el arquitecto y cofrade granadino, Luis Ignacio Fernández-Aragón. Por delante también, un significativo cortejo con representaciones de hermandades del barrio y de otros puntos de la ciudad que se unieron a la alegría de la cofradía de la Lanzada

El barrio arropó a su cofradía de la parroquia de los Dolores y en el regreso se vivieron momentos de indudable valor emocional, abrazos y satisfacción por este deseo alcanzado que abre ahora una nueva etapa de mucho trabajo y, sin excusas, continuar compartiendo, hermandad, proyectos, cambios y convivencia parroquial que harán -sin dudas- una gran cofradía para Granada y una gran Hermandad para el Zaidín.

!Enhorabuena, Zaidín!. Enhorabuena a los hermanos de la cofradía de la Lanzada. A su junta de gobierno, a sus anteriores juntas y responsables; a los párrocos que han colaborado para esta comunión parroquial y…desde la redacción de GRANADA COFRADE, nuestra felicitación a todos los que han intervenido en este sueño llamado “Una Puerta hacia la Gloria”.