Actualidad OPINIÓN

Sin “levantá” ni cartel en la cofradía del Cristo del Consuelo (Gitanos)

Este año no habrá ni primera “levantá” de las cuadrillas de costaleros y costaleras de la cofradía del Santísimo Cristo del Consuelo (Gitanos) ni tampoco presentación del cartel de salida de la cofradía de la Abadía del Sacromonte. Así lo ha confirmado a nuestra redacción el comisario de la corporación, Francisco López Cánovas. Este acuerdo lo tomó la junta de gobierno ya a comienzos del pasado diciembre ante la situación de incertidumbre que presentaba la salida penitencial del cortejo morado y rojo de esta cofradía sacromontana. El pregón es en tiempo de cuaresma “y para entonces tomaremos la determinación mejor, pero que será difícil que pueda convocarse”, afirma López Cánovas.

El comisario ha indicado a GRANADA COFRADE que la difícil situación que atraviesa la cofradía motivada por la pandemia de la Covid-19 “nos hace centrarnos principalmente en la convocatoria de los cultos de la cofradía, las citas religiosas de cuaresma son principales y esas si que se van a desarrollar en el interior de la Abadía y siempre contando con las medias sanitarias que se dicten en cada momento”. Los cultos se realizarán con la mayor solemnidad posible “de acuerdo con las directrices del consiliario de la cofradía y vigilando el aforo del templo”.

La cofradía suspendió todo tipo de actividades, comidas de hermandad y las convocatorias habituales de cada año “ante las perspectivas que se presentaban” dice el comisario de la cofradía quien también ha lamentado que se han dejado de cobrar numerosas cuotas de hermanos. Entre el sesenta y el setenta por cien de los cofrades no ha abonado la cuota y por ello “la cofradía comienza a pasarlo mal”. La hermandad tiene abonado el paso nuevo que ya está concluido, en el taller del cordobés José Carlos Rubio y “hemos gastado practicamente el presupuesto en ayudar a familias de hermanos, conventos que nos han pedido ayuda y de vecinos del barrio a paliar situaciones muy complejas en estos tiempos” y asegura el comisario que “de seguir así el mantenimiento de la cofradía será muy difícil y tendremos que frenar el gasto de manera total cuando ya no haya más fondos”.