Actualidad

El Cristo de la Expiración regresa restaurado con su policromía original al tabernáculo de San Pedro y San Pablo.

«Hasta el momento la imagen se sigue atribuyendo muy claramente por los rasgos que tiene artísticos y estilísticos al círculo directo u obra directa de Pablo de Rojas» indicó ayer el historiador, responsable del estudio histórico de la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración o de «Las Ánimas», Isaac Palomino. Se enmarca a partir de 1580 y hasta como mucho el año 1610 y «se produce con esta imagen el paso evolutivo que va desde una rigidez más extrema hasta una suavidad con ese naturalismo que va buscando este escultor alcalaíno.

No es una imagen creada para procesionar pero sin embargo al ser de bulto redondo por completo «bien podría haberlo hecho en alguna ocasión» como indicó Isaac Palomino. También indicó que «se baraja que la imagen ya debió llegar a la parroquia de San Pedro y San Pablo bien mediado el siglo XIX puesto que a finales del XVIII aun no se registran datos de la misma» e indica que «estuvo muy vinculada a la Hermandad de Ánimas creemos que a partir de la Desamortización».

La imagen, que pudo recibir culto en el convento de los Mínimos, pudo haber tenido la advocación de la Piedad y ya en San Pedro como «de las Ánimas» y actualmente de la Expiración, presentaba sobre todo un importante repinte que le cubría toda la talla y que «hemos conseguido recuperarla con mucha dificultad pero con paciencia y con nuestro trabajo», señaló a GRANADA COFRADE el responsable de «Clave Restaura», Dionisio Olgoso. Ese era el principal daño que se «ha superado con éxisto» y además tenía la perdida de las falanges de ambos brazos que se han debido reconstruir porque se habían perdido hace años.

Por su parte el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Antonio Granados, señaló la «satisfacción de asistir a esta presentación por el trabajo tan árduo y complejo que ha supuesto la recuperación de la policromía original total en la imagen» y resaltó la importancia de esta línea de subvenciones con las que hace frente a la recuperación del patrimonio religioso. El presupuesto de la inversión ha sido de 11.479 euros de los que la administración autonómica ha subvencionado el ochenta por ciento, es decir 9.183 euros y la parroquia ha abonado el restante veinte por ciento, 11.300 euros.