Actualidad

La Esperanza reinó en Santa Ana

La imagen de Nuestra Señora de la Esperanza presidió durante toda la jornada de ayer sábado el presbiterio de la iglesia parroquial de San Gil y Santa Ana. La Virgen estaba a los pies del altar mayor donde se ha desarrollado durante estos últimos días el triduo a la Virgen preparatorio de esta festividad. Vestía su manto de salida de Casa Garín, de 1928 que restauró y enriqueció Sebastián Marchante en 2004 y se tocaba con la corona de coronación, obra de orfebrería del cordobés, Manuel Valera.

Numerosos hermanos y feligreses acompañaron a la cofradía en este día tan singular, a las puertas de la Navidad, especialmente por la tarde y en la celebración de la Eucaristía a cuyo término se firmó el documento con la parroquia por el que la cofradía de la Esperanza iniciará los trámites ante el Arzobispado a fin de que se designe un equipo de expertos para analizar y estudiar la talla de la Virgen a fin de determinar si es necesario o no una intervención para la conservación de la talla, obra de José Risueño de 1718.