24 de mayo de 2024
Actualidad

JAYENA: Bendecida la imagen de la Virgen de la Paz, Titular de la cofradía de Jesús Amarrado a la Columna.

Es una obra del granadino Alberto Olmedo y fue bendecida por el sacerdote Pedro López

La talla, con gran realismo y expresión, realza la estela de la Escuela Granadina de Escultura en la que se ha inspirado su autor.  El pasado sábado día 20 de agosto tuvo lugar en la Iglesia del Santísimo Sacramento del municipio de Jayena, la bendición de la talla de Nuestra Señora de la Paz, titular mariana de la Cofradía de Nuestro Señor Amarrado a la Columna y Nuestra Señora de la Paz, obra del escultor granadino Alberto Olmedo Muñoz.

La celebración, presidida por el sacerdote Pedro López, contó con la asistencia de numerosos fieles y miembros de la cofradía, que arroparon a la nueva imagen en ese día tan importante para toda la comunidad cristiana jayenera. Para la ocasión Ntra. Sra. de la Paz fue vestida con mimo y esmero por Christian Castillo Prados. La magnífica talla de candelero de Ntra. Sra. de la Paz, con una altura de 1,60 centímetros, ha sido elaborada en madera de cedro de Brasil, con una policromía al óleo mediante veladuras a partir de las técnicas tradicionales de la imaginería andaluza, en concreto, de la escuela granadina. Su creador incorpora a la talla ojos verdes de cristal pintados a mano, así como una boca tallada al detalle. Para terminar, Ntra. Sra. de la Paz presenta unas manos que se abren a recibir bajo su cobijo a todos sus fieles.

Alberto Olmedo Muñoz se formó en la Escuela de Artes de Granada, donde cursa las especialidades de talla en madera y la de dorado y policromía. A través de la estela del periodo exultante de la Escuela Granadina y tomando como referencia directa las labores encarnadas por Alonso de Mena, Pedro de Mena, Torcuato Ruíz del Peral, José de Mora o José Risueño, Alberto Olmedo Muñoz se decide por una imaginería fiel a la naturalista del barroco. La versatilidad de su arte no olvida las importantes aportaciones contemporáneas de Antonio Barbero Gor, Domingo Sánchez Mesa, Francisco Buiza y de Miguel Zúñiga Navarro. Es por ello que apuesta por la superación de los patrones estéticos adocenados y reiterativos y encauza su labor hacia la consecución de un estilo propio e identitario que es compendio de tradición y contemporaneidad.

Tras finalizar su formación pronto comienza a realizar trabajos de imaginería, talla, dorado y policromía para particulares, cofradías, conventos e iglesias de toda la geografía española (Jaén, La Coruña, Ourense, Salamanca, Cuenca, Córdoba, Jerez, Málaga, o Granada, entre otros). Entre sus trabajos, podemos destacar, entre otros muchos, la imagen de San Cecilio patrón de Granada por su delicadeza a la hora de sus acabados en dorados y policromados, así como su postura clásica; distintas dolorosas repartidas por toda España para particulares y religiosos, en las que se refleja su manera personal de crear y representar distintos momentos de angustia y dolor sin perder la belleza; la restauración del dorado de la crestería del palio de Ntra. Sra. De la Esperanza de Granada con motivo de su coronación canónica; así como la realización de la cruz procesional del Nazareno de las Penas de la Hermandad del Cristo de San Agustín (Granada), y la Cruz procesional del Nazareno de Pulianas. Ntra. Sra. de la Paz, de Jayena,  es su primera Dolorosa de tamaño natural, así como su primera titular para una hermandad.

Con carácter previo al momento del acto de bendición de la nueva talla, José Yeray Socorro, miembro de la Cofradía, expuso una breve historia de la cofradía y de cómo se pensó en la realización de la imagen de la Virgen de la Paz, así como los agradecimientos oportunos a todos los que han hecho posible este historia de la devoción del pueblo de Jayena.

Tras el acto, la imagen de Nuestra Señora de la Paz fue traslada entre aplausos de fieles y devotos a su lugar de culto dentro de la Parroquia.