13 de junio de 2024
El Cabildo

CARTA ABIERTA A LUIS JAVIER LÓPEZ MARÍN, EL PREGONERO DE LA SEMANA SANTA DE GRANADA, EL PERIODISTA DE LA RADIO PÚBLICA DE ANADALUCÍA Y, SOBRE TODO, EL AMIGO

EL PERIODISTA DE LA RADIO PÚBLICA DE ANADALUCÍA Y, SOBRE TODO, EL AMIGO

Hace pocos días, los medios de comunicación locales granadinos publicaban el comunicado oficial, emitido por la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de la ciudad de Granada, donde se daba a conocer el nombre propio de la persona encargada de pregonar a la Semana Santa de Granada, el año que viene, es decir, de 2023: Luis Javier López Marín. Al leer este nombre en los perfiles de RR.SS. de Granada Cofrade, que, por cierto, a las pocas horas se convirtió en tendencia, a éste que escribe le dio un vuelco el corazón.

Inmediatamente, agarré el teléfono –a sabiendas que no era la hora más idónea para llamar a Luisja, así lo llamamos cariñosamente sus amigos, seguramente estaría almorzando, pero no me pude contener− y llamé al nuevo y flamante pregonero. Tras unos minutos de conversación en los que, además de darle mi más sincera enhorabuena, manifestarle mi inmensa alegría e inconmensurable felicidad, y ponerme a su entera disposición; intercambiamos unas cuantas impresiones y, por supuesto, como no podía ser de otra forma, le envié todos mis ánimos y apoyo incondicional. A continuación, escribí un post en mis perfiles de RR.SS. compuesto por el siguiente texto: “No tengo palabras para describir la inmensa alegría, que alberga el interior de mi corazón, al saber que una de las mejores personas, de los mejores cofrades y de los mejores periodistas que conozco será el Pregonero Oficial de la Semana Santa más bonita del mundo, la de Granada.”

Todavía recuerdo cómo conocí a Luisja. Fue, como no podía ser de otra manera, a través de un amigo común, Jaime Bedmar, periodista de la Cadena SER, quien le proporcionó mi número de teléfono al ilustre pregonero para que, en las retransmisiones radiofónicas, que realiza el maravilloso equipo de “El Llamador de Granada” de Canal Sur Radio, sobre la Semana Santa de Granada y su hermosa provincia, me llamase y comentase la actualidad cofrade de la Semana Mayor de Baza –mi ciudad adoptiva por vía materna−, donde hace muchos años que ejerzo como un cofrade más y de la que me siento hijo adoptivo de la misma. Posteriormente, y en la actualidad igual, Luisja me suele llamar para entrevistarme sobre algunos temas históricos o antropológicos relacionados con las comarcas de Baza y Huéscar, y así poder dar a conocer y promocionar estas maravillosas tierras del oriente septentrional de Andalucía.

Tras muchas entrevistas radiofónicas, nunca podré olvidar el día que nos conocimos personal y físicamente, en el claustro manierista del antiguo convento de Santa Bárbara, que perteneció a la Orden de Predicadores (frailes dominicos), de Baza. Actualmente, este espacio claustral es el que da acceso al Gran Teatro Dengra, felizmente recuperado y restaurado en 2019. Nos citamos en tan precioso lugar porque, a propuesta del propio Luisja, por vez primera, desde Baza, se iba a emitir un programa especial, dedicado a su Semana Santa, que tan singular es al ser un crisol de estilos cofrades, enmarcado éste en la programación cofrade cuaresmal de “El Llamador de Granada” emitido en Canal Sur Radio. Este programa fue realizado desde dicho sitio, por cuyos muros claustrales y espacios conventuales anduvo Baldomero Espartero, el General Espartero, cuando siendo niño estudió, en este cenobio, sus primeras letras al tener allí un hermano que profesaba religión; porque estábamos en la Cuaresma de 2021 y todos sabemos que, lo más que pudimos hacer en aquellos momentos, fue montar los altares de culto en el interior de los templos y realizar “la procesión a la inversa”. Pues bien, en este contexto, con muy buen criterio, la concejalía de cultura del Excmo. Ayuntamiento de Baza y la Federación de Hermandades y Cofradías de la ciudad bastetana, tomaron la decisión de realizar el programa dedicado a la Semana Santa bastetana en dicho espacio conventual, al aire libre, cuyo silencio claustral fue sepulcral, siendo roto tan sólo por el agua, que emanaban los surtidores de la fuente, y el revoloteo de los vencejos. Sin lugar a dudas, como se decía antiguamente, este idílico sitio constituyó un marco incomparable.

A partir de ese momento, nuestra amistad se ha ido estrechando, poco a poco, sin prisa alguna, con el pasar de los días y el transcurrir del tiempo, hasta considerarnos el uno al otro como muy buenos amigos. Por otro lado, Luisja no dudó en contribuir con su participación, al igual que tampoco lo dudaron todos aquellos amigos y amigas que, generosa y altruistamente, se desplazaron hasta Baza para celebrar el curso de extensión universitaria, “Christianópolis”, en su Centro Asociado a la UNED, dirigido por Enrique Cantera Montenegro y Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, y organizado por un servidor. Pero Luisja, cuya grandeza no conoce límites e implicación tampoco, no se podía quedar solamente en realizar aquello que yo le pedía en ese momento, sino que, yendo más allá, al día siguiente, es decir, en la tercera jornada, que clausuraba dicho curso, el periodista granadino tiró de ofició y, ejerciéndolo magistralmente, emitió su programa desde la sede bastetana de la UNED para toda Granada y su hermosísima provincia: otro regalo más que el bueno de Luisja realizaba a la Ciudad de la Dama.

En cuanto a sus méritos cofrades y las circunstancias, que concurren y han propiciado que la muy ilustre Junta de Gobierno de la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de la ciudad de Granada, presidida por Armando Ortiz, lo hayan nombrado pregonero oficial de la Semana Santa de 2023, no tengo nada más que añadir a lo que ya se ha dicho: su dilatada experiencia cofrade y vasto conocimiento sobre la Semana Santa granadina tan sólo son comparables al amor sincero y desmedido, que siente en el interior de su corazón, por el orbe cofrade granadino, en general; y por Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y Nuestra Señora de la Esperanza, en particular.

No estoy aportando nada nuevo al decir que Luisja es un gran entusiasta de las tradiciones de su ciudad y un firme defensor de las mismas. Esta premisa quedó perfectamente evidenciada y demostrada en todas y cada una de las páginas que componen su magnífico pregón, que realizó el año pasado, a Granada y sus Fiestas Mayores en Honor al Stmo. Corpus Christi, regalando a los granadinos y granadinas un parnaso de amor hacia la ciudad de la Alhambra y a Jesús Sacramentado que es el Amor de los Amores.

Actualmente, la Semana Santa granadina disfruta de un dulce momento y goza de una robusta salud, gracias al constante trabajo de todas y cada una de las hermandades y cofradías que la componen, así como el de la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de la ciudad de Granada, cuya labor es impresionante, esencial e impagable. De igual forma no debemos de obviar a las instituciones civiles y religiosas cuyo apoyo material y social es imprescindible.

La incuestionable labor realizada por el Centro de Estudios Cofrades, con el simposio sobre Historia de la Semana Santa de Granada, siendo mi buen amigo, Fco. Javier Crespo Muñoz, su alma mater. Y, por supuesto, la escuela historiográfica cofrade instituida por los hermanos Miguel Luis y Juan Jesús López-Guadalupe Muñoz, al amparo de los departamentos de Historia Moderna y de América, y de Historia del Arte de la Universidad de Granada; y del increíble magisterio, que en el aula universitaria y la casa de hermandad, imparten dichos historiadores siendo, sin duda alguna, maestros de maestros. A ellos dos, todos los jóvenes historiadores cofrades –entre los que me incluyo ocupando yo la última fila por supuesto− como son José Antonio Díaz Gómez, David García Trigueros, Isaac Palomino, Álvaro Guerrero, José María Valverde Tercedor, Antonio Vertunni, Miguel Córdoba Salmerón, Fran Crespo, Antonio Gabarrón…, se lo debemos todo.

Por supuesto, gran parte de todo este mérito, es gracias a la enorme labor divulgativa y propagandística realizada por los medios de comunicación granadinos y los magníficos profesionales, que en ellos trabajan; emitiendo un sonido cofrade, escribiendo una página que huele a incienso, o tomando unas imágenes, instantáneas o dinámicas, que nos deleiten la vista. Sería injusto el no mencionar a las distintas agrupaciones y capillas musicales, bandas de tambores y cornetas, y saeteros que componen la banda sonora de este derroche de arte en la calle que es la Semana Santa, poniendo a la musa Euterpe a su servicio, solfeando ésta en clave cofrade en lugar de tañer la lira.

Todo este conjunto de maravillas no sería posible sin las magníficas imágenes, que los templos granadinas albergan, constituyendo éstas la titularidad o cotitularidad de sus respectivas hermandades y cofradías, realizadas por gubias de antaño y hogaño. Sin embargo, para evitar el deterioro, que sobre ellas infringe inmisericordemente la ira de Cronos, los magníficos profesionales de la restauración y conservación de obras de arte, tanto veteranos como son Dionisio Olgoso o jóvenes como Lucía Ruiz Gómez, que en Granada trabajan, se encargan del bienestar y la salud de nuestras sagradas imágenes titulares.

Y, por último, quiero expresar la enorme contribución al engrandecimiento de la Semana Mayor granadina de todos y cada uno de los pregoneros y pregoneras, tanto oficiales como de barrios y cofradías, que han cantado, en prosa o en verso, a esta maravillosa manifestación pública de fe. Lo mejor de todo es que, gracias a Dios  su Divina Providencia, tenemos un más que buen nutrido elenco de futuros pregoneros y pregoneras que, llegado el momento, cuando Dios quiera que sea, cantarán a Granada y su maravillosa Semana Santa. Así que nombres propios como el de Juan García Montero, Marta Iáñez Bolívar o Juanjo Ibáñez, entre muchos otros –pido perdón a todos aquellos que no haya nombrado−, regalarán a Granada sus más bellos sentimientos.

Pues dentro de ese elenco estaba Luis Javier López Marín, que ahora Dios ha querido que llegue su momento. Hermano, amigo, cristiano, cofrade…, tuyo es el papel, ase la pluma, mójala en el tintero, y deja que tu corazón cante, en prosa y en verso, a la Semana Santa más bonita y hermosa de todo el universo: esa que sin decir nada, a la vez lo está diciendo todo, la de nuestra Granada. ¡He dicho!

_______________________________________________________

Firmado, Juan Antonio Díaz Sánchez