22 de junio de 2024
ActualidadPrograma

Programa del 26 de octubre de 2022, Monseñor Gil Tamayo: «Los curas no pueden vivir de espaldas a las cofradías».

El nuevo arzobispo coadjutor de la diócesis granadina recordó que la base de las hermandades es el cultor, la caridad, la catequesis y la cultura.

GRANADA COFRADE se emitió ayer en parte desde el Palacio Episcopal de Granada, vivienda particular de los arzobispos granadinos. En una de sus dependencias se desarrolló la entrevista con el prelado coadjutor en la que indicó que «las hermanades deben atender a cuatro «c»: culto, catequesis y formación, caridad y cultura», señalando que «las hermandades deben pensar en la belleza de sus pasos y de sus imágenes que acercan al pueblo a Dios pero también en los necesitados y en los pobres». Indicó en la entrevista que «espero contectar con el alma de Granada» y recordó a monseñor Antonio Montero, fallecido hace unos meses, natural de Churriana de la Vega y arzobispo de Badajoz como su maestro». Monseñor Gil Tamayo atendió al equipo de GRANADA COFRADE de manera cortes y agradable intentando conectar con la audiencia del programa, cosa que pensamos, consiguió. Abogó por la actualización de las hermandades «que no pueden anquilosarse en el pasado» pero también animándoles a mantener la esencia «de la tradición que recibimos de nuestros mayores» y de la fe porque «las cofradías están amarradas al pueblo y lo preserva del secularismo que vivimos. Son un antídoto porque meten el sentido religioso en la vida del pueblo».

Monseñor Gil Tamayo recordó alguna ocasión en la que fue costalero «algo que ahora ya no me puedo permitir» y «recuerdo que allí debajo se respira el sentir de la gente, insistiendo que «la Semana Santa no es la fiesta de la primavera, sino una celebración muy importante en la que se recuerda la Salvación del hombre por medio de la muerte de Cristo». También tuvo palabras para el clero insistiendo en que «los curas debemos adaptarnos a las hermandades y no vivir de espaldas a ellas» y reconoció que «también es cierto que las cofradías no pueden estar al margen de la parroquia y de la vida eclesial». Para el clero tuvo también el recuerdo de que «una parte importante de las vocaciones en Andalucía llegan de las cofradías» para continuar afirmando que «se que algunas parroquias se mantienen gracias a las cofradías». Animó a la nueva junta de gobierno de la Federación de Cofradías a trabajar en esta nueva etapa que comienza y apostilló que «los estatutos de las hermandades deben estar abiertos a las circunstancias actuales sin perder las raíces, la autenticidad y el sentido religioso de su naturaleza».

Una entrevista en la que el prelado coadjutor, que en unos meses será el Titular de la diócesis, se mostró animado por conocer la ciudad y sus pueblos, «aprender» y ya después dejará su impronta en este nuevo pontificado que se abre en Granada.