Actualidad

Algo más de diez mil euros, recaudación de la ofrenda floral solidaria a la Virgen de las Angustias

La hermandad patronal estudia acometer una nueva restauración de la imagen de la Virgen y de su manto de salida, conocido por el «del pueblo», de 1889. 

Un total de diez mil sesenta y seis euros se recaudaron el pasado 15 de septiembre con motivo de la Ofrenda Floral y Solidaria del día de la Virgen de las Angustias. El hermano mayor de la corporación patronal, Antonio González, había anunciado hace tiempo que haría públicas las cifras cuando estuvieran debidamente dispuestas y por ello ayer citó a los medios informativos para dar señales de los ingresos obtenidos. «Todos estos donativos se destinarán a las asistencia a familias necesitadas que atendemos en número de cuatrocientas lo que suponen alrededor de unas 1.600 personas, donde cada quince días reciben alimentos perecederos y no perecederos de la hermandad de la Patrona de Granada».

El hermano mayor, acompañado por varios miembros de su junta de gobierno, informó del reparto trimestral de unos veinticinco mil kilos de alimentos que se distribuyen a cargo del Fondo Europeo para Ayuda a Desfavorecidos (FEAD) al que pertenece la Obra Social de la hermandad como Organización Nacional Asociada y además, la hermandad está integrada en el Banco de Alimentos para el reparto de productos perecederos «y en un año han sido recogidos unos 53.000 kilos de fruta y verdura y para continuar ayudando al Banco de Alimentos participaremos en la Gran Recogida del último fin de semana de noviembre», adelantó el hermano mayor. También recordó que de las cuatrocientas familias que atiende la Obra Social de la hermandad «cien familias son ucranianas que debido a la guerra se vieron obligados a salir de su pais y con los que estamos conectados a través de la Asociación Ucranianos en Granada «Eslava Ukraini», agradeciendo las ayudas recibidas para hacerlas llegar a las familias «porque nuestro país es muy solidario y ante las adversidades y catástrofes nos crecemos, acogemos a quien lo necesita y procuramos que todos se sientan como en su casa».  Para continuar en esta tarea también presentó ayer la campaña de Navidad bajo el lema «Esta Navidad comparte vida» y para ello se están preparando cuatrocientas cestas de Navidad «para que el día 24 de diciembre no tengan que preocuparse si habrá algo en la mesa y puedan celebrarlos en familia y unidos».

«Destinamos a obras asistenciales el ochenta por ciento de los ingresos de la hermandad y por tanto para otras necesidades de corte patrimonial o conservacionista «tenemos que buscar otros fondos porque la hermandad también tiene que vigilar por su patrimonio cultural y devocional», indicó Antonio González. Una cita en la que el hermano mayor desveló que «en breve comenzaremos la restauración del Cristo de la Fe a instancias de la línea de subvenciones concedida por la Junta de Andalucía a través de la Delegación de Cultura». Se trata de un Crucificado obra de Pablo de Rojas al que se le advocó de la Fe en el año 2013 al celebrarse el Año de la Fe, dispuesto por el Papa Francisco. «Paralelamente tendremos también que afrontar la pintura de la Sacristía y mejoras en esa estancia para que la imagen quede digna y se contemple en su plenitud».

Otra de las intenciones patrimoniales es «buscar fondos cuanto antes y con la aportación de la hermandad afrontar definitivamente las obras de acondicionamiento de frio y calor en el camarín de Nuestra Señora de las Angustias, así como os adelanto que también estamos preparando todo el informe para el estudio y restauración del manto de salida de la Virgen de las Angustias y la recuperación de su bonda de oro que lo remata y que no sabemos el motivo por el que se eliminó en los años ochenta», señaló González. Pero el anuncio más sobresaliente vino con la confirmación de unos estudios ya realizados previamente por una restauradora para acometer una intervención en la imagen de la Virgen a fin de eliminar algunas lagunas que presenta y proceder a su consolidación. En los años ochenta se hizo la última restauración a cargo de José Barbero y su hija. «Ahora queremos que, con la ayuda económica de la Junta de Andalucía entre en la siguiente línea de ayudas para afrontar este delicado proceso».