Actualidad

El Cristo de San Agustín estrenará un tonelete bordado en oro sobre terciopelo burdeos que restaura el malagueño Sebastián Marchante.

El cabildo de hermanos de la cofradía del Santo Crucifijo de San Agustín aprobó el presupuesto de realización de una intervención en bordados procedentes de una donación y que tal vez fuesen de algún tonelete de devoción particular. Hace un tiempo se recibió en el torno del convento del Santo Ángel Custodio esta obra del bordado perteneciente según algunos expertos a primeros del pasado siglo XX. El actual bordado está sobre terciopelo que será renovado por otro terciopelo en color granate. Se trata de un bordado barroco, centrado en el símbolo de “Jesús Hombre Salvador” y principalmente integrado por motivos vegetales. El trabajo de restauración y pasado a nuevo terciopelo lo acometerá el taller malagueño de Sebastián Marchante.