25 de febrero de 2024
Actualidad

Original cartel granadino, obra de Manuel Prados, para la Semana Santa de 2023

El autor del cartel ha querido reflejar una capilla domiciliaria al que puso voz el pregonero David Rodríguez.

La gran mayoría de las opiniones contrastadas por GRANADA COFRADE son muy positivas sobre el cartel de la Semana Santa de 2023 que ayer fue presentado en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Granada. Fue David Rodríguez Jiménez-Muriel quien «enlató» en el texto de su presentación todo cuanto se puede sentir al contemplar la obra de arte que ha construido Manuel Prados Guillén para expresar cómo es la Semana Santa granadina. «Una capilla, una capilla domiciliaria. Capilla de los mayores. Capilla de ayer y hoy. Alegoría de una Granada oculta, una Granada por descubrir, una Granada clausurada que clama por salir al exterior y hacerse más verdad y presente que nunca. En esta mayestática capilla, como las que fueron a tu casa, como las que traían al hogar de tus mayores esas imagencitas cándidas donde juntar a la familia para estar más cerca de Dios por unos días; en esta gigante capilla porque pudiera caber en ella toda esa Granada singular, mágica, única, espléndida y tantas veces oculta por el copista indecente, brama por salir una verdad que está sembrada ya en las mentes de quiénes harán del mundo cofrade granadino, un modo propio, personal e inconfundible, de cultura y de fe, que es al cabo, las dos columnas que sostienen la Semana Santa», dijo el presentador.

Una ocasión que sirvió para atraer a hermanos mayores, miembros de juntas de gobierno, cofrades y granadinos al Salón de Plenos municipal para escuchar al presentador y ver la obra de Prados, «en el estilo inconfundible, el de un impresionista cofrade, en los modos personales del universo creativo de Manuel Prados, está Granada. La tuya y la mía. La de ayer y la de mañana, la que lleva 483 años, 19 generaciones y miles y miles de los nuestros, construyendo una capilla, indeleble, eterna y nuestra». La pintura de la Virgen, custodiada por el monumento al Señor de los Favores y el albaicinero Arco de Fajalauza, se encuentra inmersa en una capilla. En los laterales y puertas de esa inmensa capilla el autor ha dejado plasmada su técnica del puntillismo en los colores celestes de un cielo granadino que envuelve el cartel. Al abrirse y encontrar dentro la pintura de la Virgen, en sus laterales ha dejado la figura de dos nazarenos con cera, también con la misma técnica, sobre fondos de color rojo y verde de la bandera de Granada “como centinelas de muros y piedras de la mismísima Madre de Dios”. La Madre de Dios, en clara alusión a Nuestra Señora del Amor y del Trabajo, está bajo palio sustentado por varales de granadas. «Los colores de la enseña granadina se tienden ante la Virgen. Andan atrás los dos enclaves de ensueño, la historia misma de nuestras Cofradías, como centinelas de muros y piedras de la mismísima Madre de Dios. Están el Realejo y el Albaicín, como guardias de siglos, custodios de proyectos, escoltas de suspiros, vigilantes de devociones, encarnados en el Dios de los granadinos, que hizo en piedra en un Campo la fe nunca impostada de los nuestros y el arco atravesado en las mañanas piadosas de un siglo XX estrenado, para que por ella pasara el Cristo del Vía Crucis. Favores y Fajalauza, como los acrósticos de los cofrades, como las siglas de la historia, como lema y consigna de la verdad inalterada y duradera que nos conecta con aquellos que nos enseñaron a querer a Dios y a Granada a partes iguales», describio Rodríguez Jiménez-Muriel.

«En este Tríptico de doble cara, noche de asceta por fuera, luz de bandera por dentro, viaja el Domingo de Ramos en las crenchas de su pecho. Va el Lunes Santo a su derecha. Palmas y Olivos custodian el Amor de los granadinos», dijo y recordó a muchos de los cofrades que hacen la vida de las cofradías durante todo el año en distintos menesteres, escritura, verso, caridad o bajo las trabajaderas y al servicio de las hermandades.

La presentación, que se inició con un minuto de silencio por el reciente e inesperado fallecimiento del subdirector de la banda Municipal de Granada, Carlos Atienza, llenó el espacio del Salón Municipal presidido por el alcalde, Francisco Cuenca. El primer edil manifestó su satisfacción «porque la Federación de Cofradías ha confiando en nuestros jóvenes valores y promesas» refiriéndose al autor del cartel. Junto a él estaba el presidente de la Federación de Cofradías, Armando Ortiz, quien expresó su satisfacción por la elección del cartelista y habló sobre los nervios del autor del cartel. También tomó la palabra el consiliario de la Federación de Cofradías recordando que «se apagaron las luces de Navidad pero nos queda la luz del cartel que alumbra a toda Granada con la presencia de la Virgen”. En los lugares cercanos a la presidencia, la Consejera de Fomento de la Junta de Andalucía, Marifrán Carazo y el delegado de la Junta en Granada, Antonio Granados, junto al delegado territorial de Cultura, Fernando Egea y el senador Antonio Robles. Por otro lado, los ediles José Antonio Huertas, Luis González, Eva Martín, Sandra Rodríguez y Beatriz Sánchez.

Al final de la presentación el autor del cartel recibió un recuerdo federativo así como el presentador, de manos del alcalde y del presidente de la Federación de Cofradías y ante el cartel, de grandes dimensiones que será llevado a Fitur en la próxima semana. El autor del cartel, el granadino Manuel Prados Guillén recibió la felicitación de los asistentes al acto de puesta de largo de un cartel que dejará una huella indeleble en la cartelería granadina.