19 de julio de 2024
Actualidad

Suspendido el concurso municipal de Altares ante la probabilidad alta de lluvias para la mañana del Jueves de Corpus

Tras la suspensión de la instalación del altar previsto por la organización del Museo Carmelita de las Monjas del Carmen, de la Oración en el Huerto de los Olivos, algunas otras hermandades como la Asociación de la Virgen de la Granada y algunas otras, la dirección de los Servicios de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Granada han comunicado a las hermandades con altares inscritos que «teniendo en cuenta las adversas predicciones metereológicas para los días 7 y 8 de junio de los corrientes se ha decidido suspender y no celebrar el “Concurso de Altares Corpus Christi 2023”, para evitar el riesgo de los daños que los fenómenos metereológicos pueden ocasionar en los objetos que conforman tales demostraciones de fe y tradición, muchos de ellos obras de arte».

De esta manera, la festividad del Corpus Christi, caso de  que pueda celebrarse con la procesión por las calles de Granada, será diferente y sin altares en el recorrido del cortejo. Puestos al habla con el deán de la Catedral ayer por la tarde, Eduardo García ha señalado a nuestra redacción que «aún no hemos tomado ninguna determinación pero al igual que ha llovido por la tarde en los días anteriores confiemos que asi sea en el Jueves de Corpus y podamos desarrollar la procesión normalidad». El cabildo está a la espera de que sucedan los cambios meteorológicos posibles y todo hace indicar que caso de lluvia en la mañana del 8 de junio sería procesión por el interior del templo Catedral presidida por su Divina Majestad. Eduardo García ha dejado la posibilidad de «que se pudiera permitir a los fieles granadinos el acceso a la Catedral para orar ante el Santísimo Sacramento del Altar en la Custodia de la Catedral de Granada». No se ha planteado la posibilidad de trasladar la procesión a la tarde de mañana jueves.

De ser así sería la primera vez en varias décadas (no hay datos de la última vez que se supendió la procesión por lluvia) que se produciría la celebración del Jueves de Corpus sin la procesión con el Santísimo Sacramento por las calles de la ciudad. Un hecho poco habitual del que se tiene conocimiento tan sólo en 2008 cuando fue suspendida la salida de la Octava del Corpus Christi en su festividad litúrgica por motivo de la lluvia, lo que obligó a la celebración de la procesión por las naves de la Catedral.