25 de febrero de 2024
Actualidad

La Gran Madre se someterá a restauración después del día de la Inmaculada.

Cata en la imagen de la Gran Madre. Foto Mucar.

Una vez concluida la procesión del Día de la Purísima que presidirá la Virgen del Carmen, la «Gran Madre», por las calles granadinas desde la Catedral hasta el templo de las Monjas del Carmen, se procederá a iniciar la campaña de recogida de donativos para afrontar los gastos de restauración de la imagen, obra del escultor granadino Agustín de Vera Moreno, del siglo XVIII. Unos trabajos que acometerá la restauradora granadina Lucía Ruiz Gómez quien ya ha acometido numerosos trabajos para este monasterio carmelita contemplativo.

El pasado mes de julio, y atendiendo al testimonio de la actual priora, Sor María Dolores Montes, indicó que la talla había sido repolicromada pocos años antes de entrar en el convento, en el pasado siglo XX. Se procedió a realizar unas catas y, efectivamente, en el manto y hábito de la imagen y se comprobó que bajo la actual policromía se encuentra la original que es un manto en color hueso con motivos florales realizados a punta de pincel, acompañado de pequeñas placas de oro que presentan picado de lustre. Una decoración que también se encuentra presente en el hábito y el escapulario de la Gran Madre.

La imagen se encuentra bien estructuralmente tanto en las carnaduras de la Virgen como el Niño Dios. La intervención recuperará el esplendor con el que fue concebida la talla en el siglo XVIII. Las catas han sido disimuladas para que sean imperceptibles en su salida del día 7 hacia la Catedral y el regreso del día 8. Aún así se han dejado dos testigos, informan desde el equipo de priostía del monasterio.