13 de junio de 2024
Actualidad

Jesús del Rescate regresó ayer a la Magdalena rodeado del calor de cientos de granadinos.

Extraordinario acompañamiento de los granadinos en su regreso a la parroquia de Santa María Magdalena para su reposición al culto después de algo más dos meses de intervención, el vivido ayer en torno al Señor de Granada, Nuestro Padre Jesús del Rescate. Los aledaños de la casa de hermandad de la calle Jardines se abarrotaron de fieles, devotos y cofrades para acompañar hasta su sede canónica a esta imagen devocional granadina, obra de Diego de Mora, de 1718. No hubo cortejo previo, solo presidencia y guión corporativo y en el mismo participaba el hermano mayor de la cofradía, Antonio Luis Morales, acompañado por el sacerdote trinitario Ignacio Rojas y el diocesano, Javier Sabio, junto a los ex hermanos mayores de esta corporación nazarena. El acompañamiento musical lo puso la agrupación «Jesús del Rescate» dirigida por David Jiménez y en la presidencia también estaba el autor de la restauración, el granadino José Enrique Parro. Vestía la imagen una túnica granate bordada en oro, una de las más antiguas que posé la imagen.

Los trabajos realizados, subvencionados por Cultura de la Junta de Andalucía a través de la línea de colaboración para la restauración del patrimonio sacro andaluz con el ochenta por ciento del total del importe, han consistido principalmente en la «consolidación de la abertura de juntas estructurales provocadas por la separación entre las diferentes piezas del embón. Las de mayor separación se han rellenado mediante el encolado (enchuletado) de finas láminas de madera de inferior densidad que la original. Se han sellado las fisuras y grietas y se procedió a la sesinsectación antixilófagos con carácter preventivo» según contó el propio restaurador a nuestra redacción.

A las articulaciones de ambos codos se le ha devuelto la funcionalidad perdida por el uso y el paso del tiempo, se adhirió tambien convenientemente el  dedo anular de la mano izquierda y se han sustituido los pasadores con los que se sujetan las manos, se ha mejorado la estabilidad de la imagen interviniendo en la peana y se ha procedido al tratamiento de limpieza de depósitos superficiales, fijación de la policromia en las zonas con levantamientos y la eliminación de suciedad y repintes añadidos «recuperando la práctica totalidad de la policromía original que se encontraba oculta o enmascarada» finalizando con «la aplicación de capas de protección final», ha señalado José Enrique Parro.

Finalmente señala que «la determinación de no reintegrar las erosiones y pérdidas policromas, provocadas en el pie izquierdo del Señor del Rescate por los besapies realizados a la imagen, ha sido tomada por consenso entre el propio restaurador, la Junta de Gobierno de la Cofradía y los responsables de la Parroquia de Santa María Magdalena, al considerarse testigo de la devoción popular demostrada a lo largo de muchos años».