23 de mayo de 2024
El Cabildo

Carta abierta a Manu Muro, Pregonero Oficial de la Semana Santa de Baza 2023

“Los cofrades somos de todos los lugares
a los que nuestra fe nos lleve.”
(Marta Iáñez Bolívar)

A don Manuel Muro Gómez-Uribe, Manu Muro para los amigos, Paz y Bien.
Hermano, cristiano, cofrade, poeta, amigo… ¿Qué te puedo decir en esta misiva que no
te haya dicho ya en nuestras muchas conversaciones? Pues lo que te puedo decir es que
has cumplido un sueño, un sueño con el que yo también he soñado y que, gracias a
Dios, a la generosidad de nuestro común amigo, Ángel Martínez Bocanegra, anterior
presidente de la Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de la ciudad
de Baza, y a su Junta Permanente de Gobierno. Un sueño que ambos hemos podido
hacer realidad y, en ese sentido, rebatir a Calderón de la Barca, al pregonar a la Semana
Mayor Bastetana.
Manu, mi bueno amigo, sobre las tablas del IDEAL y el atril de la gloria, desabrochaste
la botonadura de plata, que contenía tanto amor cofrade albergado a buen recaudo, en el
relicario que es tu corazón, al realizar un pregón que quedará para la posteridad de la
historia grabado a fuego cofrade en nuestra memoria.
Manu, querido hermano, partícipes nos hiciste de tus recuerdos, de tus sentimientos
cofrades y humanos, de ese panegírico a tu abuelo, que Dios tenga en su Santa Gloria,
Antonio Gómez-Uribe “el Pipa”, y en cuyas palabras que le dedicaste nos hiciste sentir
junto a ti el recuerdo hacia los de cada uno. Un precioso momento, lleno de sentimiento,
a corazón abierto, cuando tu abuelo te estaba viendo desde el balcón del cielo.
Manu, comprometido cristiano, poco más se puede añadir a tus palabras de compromiso
para con Dios, su bendita Madre, María Santísima al pie de la Cruz, la Iglesia Católica
que es Una, Santa y Apostólica, y toda la comunión de nuestros Santos. ¡Qué alegría!
me produce ver a jóvenes tan comprometidos con Dios, con la Fe Cristiana, con la santa
Iglesia Católica que es la única y verdadera…, en una sociedad en la que no es sencillo,
puesto que tiene sus consecuencias, mostrar públicamente aquello en lo que uno cree y
creer en lo que uno muestra.
Manu, joven cofrade, ejemplo eres a seguir para los jóvenes cofrades de nuestra ciudad
y fuera de ella. ¿Te puedes imaginar el regocijo que produce saber que la Semana Santa
de Baza tiene futuro? Puede parecer una pregunta retórica –absurda, me atrevería a
decir‒ pero no lo es. Saber que en la Semana Santa de Baza y en la de toda Andalucía
tenemos jóvenes cofrades comprometidos con los sagrados titulares de su cofradía,
asegurando así el futuro de nuestro ser cofrade, de nuestra idiosincrasia, de la
conservación de nuestras tradiciones. Hermano, con jóvenes comprometidos como tú,
que sois estandarte de la Semana Santa andaluza siendo vosotros su baluarte, nuestra
idiosincrasia cofrade conserva sus tradiciones al mismo tiempo que garantiza su futuro

 

cultivando la generosidad y la amistad como lo demostró tu presentador, Francisco
Daniel González Sola, recuerda que “quien tiene un amigo, tiene un tesoro.”
Manu, poeta bastetano, en el parnaso que se convierte la letra escrita por tu mano, la
Semana Santa de Baza evoca los más bellos sonetos, un cantar de los cantares plasmado
en cuaderna vía, tornándose los alejandrinos en espinelas caribeñas, de ida y vuelta,
como navegan los sentimientos en el “galeón de los sueños”, que es su paso de palio, y
“en la cubierta está la Señora, / que es la reina de mi corazón, / presidiendo el timón de
su galeón / con seis jarrones de eslora / y arriada ya tiene la vela mayor…” Al igual que
yo le escribiera estos versos a la Reina de San Juan, tú le escribiste a Gloria, que es la
soberana de tu corazón, los tuyos para cantarle a tu particular reina lo que todo hijo
siente por su madre buena.
Por último, Manu, amigo, hermano, cristiano, cofrade, poeta…, quiero que sepas que
para mí ha sido todo un orgullo y un honor, inmerecido por la parte que a mí me toca,
presenciar tu magnífico pregón. Qué alegría me provoca el conocer que la juventud
cofrade bastetana, representada por tu persona, sabe hacer más que bien las cosas, en
este caso, el arte de pregonar lo ejerce de forma magistral como todo aquello que rodea
a nuestra esencia cofrade tanto gloriosa como penitencial. No quiero extenderme más en
esta epístola, pero sí quisiera terminarla con las palabras de un sabio, don Miguel de
Unamuno, puestas en la boca de nuestra común amiga, Teresa Castellano Velázquez de
Castro: “…el que quiera entender, que entienda.”